Terraza. Puesta a punto

Quedan muy poquitos días para que, oficialmente, comience el verano. 

Una estación del año en la que, al contrario que el invierno, que nos pide resguardarnos más en nuestras casas, disfrutamos mucho haciendo vida al aire libre. 

Dependiendo de la zona en la que vivamos el tipo de construcción es muy diferente. 

En las zonas de costa, con buen clima durante todo el año, los constructores saben que la terraza es fundamental. Cualquier piso o apartamento, con independencia de su tamaño, contará con ese espacio que permite disfrutar del buen tiempo, sin salir de casa.

En las zonas urbanas, la terraza pierde protagonismo. Algunos edificios disponen de ellas, en otros, sin embargo, sólo hay ventanas o pequeños balcones. 

La vida, que en el fondo, no deja de ser una caja de sorpresas, unas veces para bien y otras no tanto, pero, aún en esos casos, algo bueno podemos aprender, nos ha hecho darnos cuenta de la importancia que tiene una ventana, un balcón o una terraza. Porque durante el confinamiento ha sido, para muchos, fuente de luz y de comunicación con el exterior.

De hecho, muchas personas que han vivido el encierro en pisos donde esa conexión fallaba, por no tener un espacio o, al menos, un hueco de unas mínimas dimensiones para darle la bienvenida al sol, al cielo, a las nubes o al resto de vecinos, se han planteado cambiarse de casa.

Vamos a hacer de la necesidad virtud, por eso, os propongo que sea como sea vuestra terraza o balcón le dediquéis un poco de vuestro tiempo para acondicionarla y que se convierta en una habitación más para disfrutar.

Personalmente, no me gusta que acaben siendo un cuarto trastero. Muchos pensareis: “¡Mira que graciosa! ¿Dónde meto todos los trastos que guardo en la terraza si no tengo otro sitio?”

Mi alma de organizadora, en estos casos, propone hacer una revisión de todo lo que guardamos en la terraza y si son cosas, verdaderamente, útiles y no hay otro sitio, no me quedará más remedio que aceptar. Pero, si lo revisamos bien, puede que podamos descartar mucho de lo almacenado y eso nos permita recuperar espacio para nuestro disfrute.

Ahora vamos a hacer la puesta a punto.

Suelo limpio. A veces, si ha llovido mucho durante el invierno, aparecen manchas de verdín, que podemos limpiar con productos específicos o con una máquina de agua a presión. 

Limpiamos las barandillas y si no se quedan muy allá, a lo mejor, hace falta una manita de pintura.

Si tenéis mobiliario, dependiendo del tipo de material del que sean los sofás, mesas o sillas, muchos se pueden fregar o si se trata de muebles de teca o madera aplicar el aceite o barniz que corresponda.

Lavado de cojines y colchonetas. 

Revisión y limpieza de lámparas, apliques o faroles para disfrutar de veladas inolvidables.  

Ponedle unas plantas que animen. Para elegirlas hay que tener en cuenta el sitio donde las vais a colocar, en función de si reciben mucho sol o es zona de sombra.

Ojalá, después de leer este post, os animéis a darle vida a vuestra terraza o balcón.

Publicaciones Similares