NECESER DE VIAJE

Estamos en el momento de mayor protagonismo para maletas, neceseres, bolsas de viaje o una simple mochila. Eso que en conjunto llamamos equipaje, que nos acompañará en nuestras aventuras veraniegas.

Lo fundamental en él, aparte de la tecnología de la que no nos podemos despegar, es la ropa y los productos de aseo.

Hay quien, con una mentalidad más práctica, intenta que sea lo más ligero posible mientras que, en otros casos, la idea de echar de menos algo o los “por si acaso” multiplican el número de bultos y el peso de estos.

Mi consejo, con respecto a la prendas de vestir, lo repito una vez más, es elegir las piezas más versátiles, que puedan combinar entre sí. De manera que unas pocas den lugar a muchos conjuntos para diferentes ocasiones.

A la hora de preparar el neceser con los productos de aseo, la forma de aligerarlo, siempre y cuando no vayamos a estar muchos días fuera, es utilizar envases de viaje o aprovechar esas muestras que nos regalan cuando compramos en la perfumería.

Si la estancia es más larga quizá nos compense llevarnos los envases originales.

Hoy, quería utilizar como excusa este neceser de aseo, que vamos a preparar para irnos de vacaciones, para proponeros un ejercicio de orden en vuestro cuarto de baño.

Otra opción sería hacerlo cuando estéis deshaciendo el equipaje, a la vuelta.

Si desde hace tiempo no habéis revisado lo que guardan los cajones o armarios de esa estancia, preparar o deshacer un neceser de viaje puede ser la ocasión perfecta para vaciar, limpiar, descartar y ordenar.

En todo proceso de orden el primer paso es vaciar para que una vez que hayamos sacado todo el contenido podamos limpiar bien el continente y además, muy importante, ser conscientes del volumen de artículos que tenemos.

Después viene el descarte. Elegir de todo aquello que ha salido de ese armario o de esos cajones lo que, verdaderamente, utilizamos o hay motivos objetivos para conservarlo.

Este paso es clave. Liberará el espacio para que lo que realmente nos es útil o necesario tenga mejor visibilidad y accesibilidad.

Sin piedad, deshaceros de todas aquellas muestras o productos que no utilizáis. Peines desdentados o cepillos de pelo con las cerdas deterioradas. Brochas despeluchadas, barras de labios, coloretes o sombras de ojos con las que no os maquillaríais ni para los carnavales.

Ahora viene la parte más lucida. Organizar y ordenar para que el arreglo personal o preparar el neceser de viaje se convierta en una tarea facilísima.

Publicaciones Similares