En torno a la mesa

Son muchas las ocasiones en las que nos reunimos alrededor de una mesa. Estamos aproximándonos a ese momento del año donde la mesa de comedor adquiere un gran protagonismo o más bien los alimentos que pongamos sobre ella. 

Comer es algo que hacemos, fundamentalmente, para que nuestro organismo reciba los nutrientes necesarios para su funcionamiento. Sin embargo tenemos que admitir que la comida tiene una dimensión más allá de satisfacer  una simple necesidad fisiológica, cumple una función social. Sirve para establecer o mantener relaciones con otras personas, algo que nos va a aportar otro tipo de nutrientes necesarios para desarrollarnos como seres humanos.

Son muchos los motivos por los que nos reunimos con familia, amigos o incluso personas que hasta esa comida o cena no conocíamos y acaban formando parte de nuestro círculo más cercano. Y como decía antes, estamos muy cerca de la Navidad que es una de esas ocasiones que nos reúne en torno a una mesa, una mesa que puede traer muchos quebraderos de cabeza, pero que si nos organizamos bien, no tiene porque ser así. Es importante que vayamos teniendo claro en casa de quien se va a celebrar  Nochebuena, Nochevieja, etc. Si en los fogones de nuestra cocina se va a preparar alguna de esas cenas o comidas hay que ir definiendo el menú, para que en la lista de la compra esté todo aquello que nos va a hacer falta y que incluso ya podemos ir comprando sin los agobios de última hora. Es posible que lo que más tiempo nos lleve sea pensar en ese menú. Y, a propósito de esto, yo os diría que no tenemos porque encorsetarnos con los típicos platos navideños. Habrá quien, por tradición o simplemente porque le gusta cocinará ese tipo de platos, pero si no queremos pagar más que en cualquier otra época del año por ciertos productos o no nos apetece, tenemos muchas opciones que pueden resultar estupendas.   

Todos los miembros de la familia se deben implicar para que no recaiga todo en una sola persona. Desde aportar ideas para el menú, ayudar a hacer la compra, poner la mesa…

Ya sabéis, papel y lápiz para apuntar: los platos que conforman el menú, los productos que necesitamos comprar para prepararlo y el reparto de tareas.

De esta manera estaremos en mejor disposición para que,  cuando llegue el momento de sentarnos a la mesa, nos centremos en lo verdaderamente importante: compartir un rato agradable con los demás y hacer todo lo posible para que quede en el recuerdo de todos con signo positivo.

Publicaciones Similares