¿Dónde lo tiro?

Hace algo más de veinte años que empezamos a ver, en nuestras calles, los primeros contenedores amarillos y azules.

En aquel entonces, no teníamos muy claro qué es lo que había que tirar en cada uno de ellos y no nos hacía, precisamente, muy felices la idea de tener que utilizar más de un cubo de basura en casa.

Después de todo este tiempo, estamos mucho más familiarizados con la palabra “reciclaje”, sin embargo, en muchas ocasiones nos hacemos la pregunta: ¿dónde lo tiro? 

En otros casos, no llegan a plantearse esa cuestión porque la falta de espacio es la excusa perfecta para utilizar un solo cubo para todo tipo de residuos.

Pequeños gestos de cada uno de nosotros pueden tener un gran impacto.

Al reciclar preservamos los recursos naturales. Sin necesidad de volver a extraerlo, un determinado material puede ser, de nuevo, utilizado con el mismo fin u otro muy diferente.

Fabricar un producto, partiendo de cero, implica un mayor coste energético que si se obtiene a partir del reciclado de otro preexistente. Su coste de fabricación, también, será más económico.

Hay muchas razones para que nos preocupemos de darle respuesta a la pregunta que da título a este post y buscar soluciones para que la escasez de metros no nos impida practicar el sano ejercicio del reciclaje.

Voy a empezar aportando algunas ideas para que en poco espacio podamos dar cabida a varios contenedores.

Si no disponemos de mucho sitio, utilizaremos cubos de una capacidad no superior a 10 litros.

Podemos organizar una zona de reciclado en vertical con recipientes que se puedan apilar y a su vez, esto no impida su apertura. Etiquetados o con una pegatina del color que corresponda, gris, amarillo, azul o verde, los diferenciaremos.

Algunas marcas fabrican un modelo que ocupa el espacio de un contenedor pero su interior está dividido.

Una vez resuelto el problema de las estrecheces, ahora se trata de dar respuesta a esa pregunta que, a veces nos asalta: ¿dónde lo tiro?

CONTENEDOR GRIS

Restos orgánicos: comida, ceniza, pañales, compresas, papel sucio, bastoncillos, preservativos, cuchillas de afeitar.

CONTENEDOR AMARILLO

Botellas de plástico, botes de productos de limpieza, higiene o cosmética.

Tapas y tapones de plástico.

Bolsas de plástico.

Envases y tapas de yogurt.

Tetra briks.

Latas de refrescos.

Latas de conservas.

Sprays (ambientadores, aerosoles, insecticidas).

Bandejas de corcho blanco o de aluminio.

Papel aluminio y film transparente.

No tirar en este contenedor: juguetes de plástico, cubos de plástico, utensilios de cocina, biberones o chupetes, guantes usados, cepillos de dientes, bolígrafos, rotuladores. Todos ellos irán al contenedor gris (restos). En el caso de los juguetes, si están en buen uso, deberíamos donarlos a alguna asociación, parroquia u ONG para que otros niños los puedan disfrutar.    

CONTENEDOR VERDE

Vidrio utilizado para envasar alimentos o bebidas. Siempre sin tapas de metal o corcho.

No tirar en este contenedor: vasos, vajilla, espejos, bombillas, tubos fluorescentes, cristales de ventanas.

CONTENEDOR AZUL

Papel y cartón que no estén sucios. Si tienen una ventana de plástico, retirarla y tirarla en el contenedor amarillo. En el caso de los cuadernos, retirar la espiral que echaremos en el contenedor gris.

No tirar en este contenedor: fotos, radiografías, etiquetas adhesivas, papel carbón, papel autocopiativo, papel encerado, papel higiénico, papel de cocina, servilletas de papel, papel aluminio.

Para completar la operación reciclaje tenemos los llamados “puntos limpios”. 

Espacios donde disponemos de contenedores para depositar pilas, baterías, aceites vegetales, aceites de motor, radiografías, bombillas, fluorescentes, electrodomésticos, cartuchos de impresora, pinturas, disolventes, vajilla, menaje de cocina, ropa y medicamentos.

En algunas ciudades o pueblos el punto limpio consiste en una unidad móvil que se desplaza por los distintos barrios o poblaciones para recoger nuestros residuos. En el ayuntamiento de nuestra ciudad o en sus redes sociales nos informaran del lugar, los días y los horarios en los que podemos utilizar este servicio.   

Publicaciones Similares